21.3 C
Lomas de Zamora
viernes, diciembre 2, 2022
Inicio Historia Cuando a Turdera se lo quería anexar a Almirante Brown

Cuando a Turdera se lo quería anexar a Almirante Brown

Es la ciudad más chica del partido de Lomas de Zamora. Nació el 30 de enero de 1910. Y para 1917 un artículo del diario El Brown planteaba la posibilidad de que se sume al municipio lindante. También se buscaba añadir a Temperley.
Por Federico Gastón Guerra*

El 30 de enero de 1910 hubo fiesta grande al Sur del Gran Buenos Aires: nacía Villa Turdera –luego devenida en ciudad- en el partido de Lomas de Zamora límite con el municipio de Almirante Brown que, según un artículo del diario El Brown de 1917: “Conviene que la Villa Turdera y la de Temperley misma sean agregadas al partido de Almirante Brown que es demasiado pequeño y puede atender fielmente a una más amplia jurisdicción”.

En Villa Turdera, tras el primer remate en 1908, el 30 de enero de 1910 se coloca la piedra fundamental de la Iglesia Conversión de San Pablo con la presencia de autoridades provinciales y municipales; además de las dueñas de las tierras las hermanas Eugenia e Inés Turdera.

Vale recordar que el trazado del pueblo fue aprobado recién en junio de ese año, a través del Honorable Concejo Deliberante de Lomas de Zamora por ordenanza Nº 360. Así tras la piedra y la aprobación el proyecto Turdera comienza a crecer. El tranvía a caballo que la unía con Temperley y el Hospital Español fue inaugurado un 17 de enero de 1910, y recorrería hasta 1924 esos caminos de hierro. Además, se construyó el teatro Colón, inaugurado en 1913, la Iglesia Conversión de San Pablo y una gran cantidad de casas y casonas junto con la cancha del Club Atlético Temperley, antes Centenario Football Club, en la hoy esquina de San Lorenzo y Agüero.

De Temperley debe destacarse que el 16 de octubre de 1870 realiza la división de sus tierras y a partir de ese día comenzaría a gestarse la ciudad que lleva el apellido de su fundador. Puso en remate 139 lotes y colaboró de manera activa con los compradores, muchos de la colectividad inglesa, facilitándoles incluso parte del material de construcción.

Llamado a grandes progresos
Sorprende por todo esto el periódico EL BROWN que en portada en su edición del sábado 19 de marzo de 1917 en la columna Cosas de Adrogué y bajo la firma del seudónimo Oldman, el cronista describe: “El otro día un amigo que venía de Buenos Aires me preguntaba por la extensión del partido de Almirante Brown y al informarle que por el lado Norte llegaba solamente hasta la calle Divisoria me preguntaba: -¿Y todas esas calles y casas que están más al Norte ahí enseguida? – Es la Villa Turdera –Le contesté”.
Y el texto sigue: “-¿Pero pertenece al partido de Almirante Brown? –No. A Lomas de Zamora –Fue mi respuesta. – Esto es una gran anomalía”.

El redactor avanza con su columna del periódico EL BROWN y describe lo que le manifestaba el amigo llegado de Buenos Aires: “-Si esa calle que divide el partido, que es finita, está en el centro del pueblo de Adrogué, es un gran inconveniente que la Villa Turdera pertenezca a Lomas por la gran distancia.; todos los servicios tiene que resentirse y dificultarse y debe, también, sin duda alguna, retardarse su progreso. -¡Qué quiere usted, son cosas que se dan así y que la costumbre nos hace aceptar sin apercibirnos casi!”.

El periodista realiza una breve recorrida histórica en ese artículo de 1917 (recobrado por gentileza en del investigador Daniel Martini): “El partido de Almirante Brown, y dentro de él, el pueblo de Adrogué, fueron trazados allá por los años 1862 a 1865, cuando esto era campo abierto, chacras grandes, donde había escasa población y por ende la línea divisoria con Lomas, tal como fué trazada estaba bien: la misma ciudad de Lomas, hoy tan populosa y adelantada, no existía; era también campo abierto, solo había una posta que era un rancho grande, llamado «La posta de la figura», donde las diligencias que salían de la ciudad para el sud hacían su primera parada para cambiar caballos”.

Finalmente el cronista Oldman afirma que “ahora, vistos los progresos alcanzados se impone una revisión de la distribución territorial, para que los servicios sean más fáciles de efectuar y más eficientes”.

Y cierra su columna reflexionando: “Conviene que la Villa Turdera y la de Temperley misma, sean agregadas al partido de Almirante Brown que es demasiado pequeño y puede atender fácilmente una más amplia jurisdicción”.

* el autor es periodista, escritor, investigador e historiador

2 Comentarios

  1. Excelente tarea periodística, Lic Federico Guerra. Un fragmento de historia ,escrita con pluma literaria

En Data Conurbano nos interesa tu opinión

Deje su comentario aquí
Ingrese su nombre

Lo más leído

Escribir
* Data Denuncia *
Mensajeanos!