22.2 C
Lomas de Zamora
martes, enero 31, 2023
Inicio Municipios Berazategui Berazategui: un joven murió esperando la ambulancia

Berazategui: un joven murió esperando la ambulancia

Andrés Céspedes tenía 31 años y era padre de una nena de 11. Murió esperando una ambulancia que ni siquiera llegó tarde: no llegó nunca. Fue, según reclama su familia, «víctima indirecta» del Covid-19 porque no recibió atención adecuada, y víctima directa de la burocracia que se empeña, cada día más, en dificultarlo todo.

Andrés Céspedes era padre de una nena de 11 años.

La muerte del vecino del barrio Luchetti, de Villa España, ocurrió el domingo 31 de mayo por la tarde. Había terminado de almorzar cuando Néstor, su tío, observó que algo raro ocurría. «Vi que se descompensó, y cuando me acerqué noté que sufría un paro cardiorespiratorio», recuerda. «Lo primero que hicimos fue llamar a la ambulancia, que nunca llegó. Estuve 35 minutos tratando de reanimarlo, sin cesar», explicó el hombre, que trabaja como enfermero. «Confiamos en que llegaría el CEM, hasta que nos dimos cuenta que no iba a venir nunca la ambulancia, entonces lo cargamos en un auto y lo llevamos al hospital».

Durante todo ese tiempo (35 a 40 minutos) Andrés «sufrió cuatro paros (cardiorespiratorios). Lo reanimé sin cesar», repetirá Néstor durante nuestra conversación telefónica. Así llegaron a la guardia del hospital Evita Pueblo, donde, asegura, no lo atendieron como correspondía: «No lo recibió nadie, lo tuve que ingresar yo mismo, descalzo como llegué. No había camilleros y me recibió una médica que nos habló de mala manera; cuando le dije que yo era enfermero me recriminó por qué no lo había asistido yo a Andrés, cuando estuve haciendo eso todo el tiempo», recordó, aunque, sin embargo, se puso en el lugar de los trabajadores porque «estamos todos desbordados por lo que está pasando (con el Covid-19)».

Tras la muerte de Andrés, la familia entró en otro espiral burocrático, ya que en el mismo nosocomio «Estuvieron dos días para entregarnos el cuerpo. Fue a la morgue, pero no le hicieron autopsia. Pusieron muerte dudosa en el acta de defunción», indicó, aún dolorido por saber que su sobrino resistió, uno tras otro, cuatro paros cardiorespiratorios: «tuvo varias oportunidades para ser salvado, pero la ayuda no llegó», sostuvo.

Luego de llorar a su sobrino, Néstor decidió elevar una nota a la Municipalidad de Berazategui «para saber por qué nunca nos enviaron la ambulancia. Dejé la nota y quedaron en responderme a las 48 horas, pero pasaron las semanas y no me contestaron más. Lo único que me dijo un representante del CEM es que no tienen registro de nuestra llamada», explicó.

El hombre recordó a su sobrino como una «persona espectacular y un nieto y padre ejemplar», a la vez que añadió que «Lo único que puedo hacer ahora es aportar. Aportar para que esto no vuelva a pasar», y pidió a quienes tengan una emergencia que «Traten de ir por su cuenta, no esperen, porque no sé lo que está pasando. Ojalá esto sirva para que a otro no le pase» (fuente: Periódico El Progreso).

En Data Conurbano nos interesa tu opinión

Deje su comentario aquí
Ingrese su nombre

Lo más leído

Escribir
* Data Denuncia *
Mensajeanos!