14 C
Lomas de Zamora
miércoles, mayo 18, 2022
Inicio Educación El programa de verano de la UNLa “Los derechos de la niñez...

El programa de verano de la UNLa “Los derechos de la niñez no se toman vacaciones” volvió a la presencialidad

Desde el año 2000 se venía llevando a cabo ininterrumpidamente la iniciativa que brinda jornadas gratuitas de educación física, deportes iniciación de oficios y actividades culturales a chicos de instituciones barriales de Lanús, Lomas de Zamora, Almirante Brown y Esteban Echeverría. La edición 2021 fue virtual por la situación epidemiológica, pero este verano gracias a una reestructuración y un sistema de burbujas por institución, se pudo garantizar el regreso al predio de la Universidad.

Desde el año 2000, los eneros de la Universidad Nacional de Lanús (UNLa) están dedicados ciento por ciento a los chicos. A partir del cambio de milenio se lleva adelante ininterrumpidamente el Programa de Verano “Los derechos de la niñez no se toman vacaciones”, una iniciativa socioeducativa, recreativa y cultural inédita que fomenta la integración a la educación. La edición 2021 fue virtual por la situación epidemiológica, pero este verano gracias a una reestructuración y un sistema de burbujas por institución barrial, se pudo volver a la presencialidad y se llevará a cabo hasta el 28 de enero.

“Antes venían durante todo el mes los mismos 500 chicos de 15 entidades comunitarias y estaban todos juntos. Este año, para preservar la salud reduciendo la asistencia pero también para que todos puedan participar, se decidió dividirlos y que haya rotación. Así, cada semana vienen nenes de entre tres y cuatro instituciones distintas”, explica Juan Loiseau, director del Área de Deportes de la UNLa.

Y agrega: “El sistema de burbujas por institución permite que no se mezclen. Cada grupo realiza las actividades por separado y nunca a están a menos de 30 metros de distancia entre unos y otros. Además, cuando los profesores de cada grupo los van buscar a los barrios, se le toma la temperatura a cada chico antes de que suba al micro”.

El programa
El Programa de Verano es mucho más que una colonia de vacaciones. Las más de 30 hectáreas de la UNLa se convierten en un espacio abierto al aprendizaje: chicos de 5 a 13 años, de martes a viernes de 13.30 a 17.30, disfrutan del campus de la Universidad (los lunes se realizan desinfecciones del predio y se organiza la logística de la semana), en el marco de la difusión de la Convención Internacional de los Derechos del Niño.

La UNLa les brinda jornadas gratuitas de deportes, talleres de oficios y actividades culturales a chicos que asisten a comedores escolares y comunitarios de Lanús, Lomas de Zamora, Almirante Brown y Esteban Echeverría.

Una brigada de profesores de educación física y ayudantes contratados con este único fin se ocupa de los chicos, organizados por grupos etarios (de 5 a 8 años y 9 a 13 años).

En cada jornada, los nenes asisten a dos talleres a cargo de profesores y especialistas en diversas artes, deportes y disciplinas: desde taekwondo y gimnasia rítmica hasta ajedrez y bijouterie; desde talleres de oficios donde los asistentes aprenden carpintería, plomería y mecánica hasta iniciación deportiva, pasando por teatro y percusión.

Al llegar a la Universidad en micros rentados especialmente por la UNLa para el traslado reciben un refuerzo de almuerzo, y antes de volver a sus casas toman una merienda. Mientras tanto, los referentes de los merenderos y comedores que los acompañan tienen también la posibilidad de asistir durante la tarde a talleres formulados especialmente para ellos.

Novedades 2022
En el marco de los talleres de iniciación de oficios, los chicos tienen una clase de bandoneón dictada por julio Coviello, prestigioso profesor bandoneonista, cantante y compositor en el grupo Tango Cañón y ex integrante Orquesta Típica Fernández Fierro.

Las clases se brindan con el Pichuco 3, un badoneón elaborado íntegramente por el Área de Patrimonio Histórico de UNLa, excepto por los peines y las voces que son importadas de República Checa. La particularidad es que las piezas de madera son elaboradas a partir de los antiguos muebles recuperados de los talleres ferroviarios de Remedios de Escalada.
Otras de las novedades de este año fue la incorporación al equipo de trabajo la psicóloga Natalia Giménez, para conversar y acompañar las necesidades de los chicos y referentes barriales de cada institución que participa del programa. La profesional se encuentra realizando un informe descriptivo “Infancias en Pandemia” que incluirá relatos en primera persona sobre vivencias de niños y niñas durante el aislamiento preventivo.

Actividades especiales
Una vez a la semana, en día y horario a determinar de acuerdo a las condiciones climáticas (tiene que haber cierto viento y no llover), los chicos participan de una barrileateada. Cada uno remonta un barrilete en el enorme campus de la UNLa, participando así de un espectáculo lúdico y visual muy atractivo.

Al final de la jornada, a modo de regalo, los chicos se llevan los barriletes a sus casas, con el nombre de cada uno escrito por ellos mismos sobre la tela.

También una vez a la semana, los chicos disfrutan de la visita de los Reyes Magos, quienes entregan regalos: kits escolares, un juego de pelotitas con instrucciones para hacer malabares y comparten leche chocolatada, barritas de cereales y golosinas.

La historia
Como se dijo, el programa se inició en 2000, apenas tres años después de la creación de la UNLa. La idea de su creación fue de la propia rectora de la Universidad, Ana Jaramillo y es llevado adelante por la Dirección de Deportes y Recreación de la UNLa, dependiente de la Secretaría de Bienestar Universitario.

En la edición 2021, debido al contexto epidemiológico, el programa no se realizó de forma presencial, pero de todas formas se les hizo llegar a todas las instituciones barriales el 100% de los insumos alimenticios, recreativos y educativos. Se realizaron manuales lúdicos y videos explicativos para que los niños y las niñas se diviertan y aprendan de igual manera. A pesar de las dificultades, tuvo un buen impacto para quienes pudieron disfrutarlo.

Además de la recreación y la formación, el anhelo de la UNLa es que los niños vean a la Universidad como algo cercano, un sitio que resulte ser disparador de sus aspiraciones. En ese sentido, chicos que alguna vez transitaron el Programa de Verano, hoy como adultos, son estudiantes de diferentes carreras de la Universidad. Tan posible como soñar, y como transformar los sueños en un proyecto de vida. En definitiva, de eso de trata.

“No concebimos enero sin el programa, ni el año sin tener articulación con instituciones barriales. El 100% de los que trabajamos en la UNLa estamos comprometidos con el proyecto institucional, con los valores y con lo que difundimos desde la universidad”, concluye Loiseau.

En Data Conurbano nos interesa tu opinión

Deje su comentario aquí
Ingrese su nombre

Lo más leído

Escribir
* Data Denuncia *
Mensajeanos!