14.7 C
Lomas de Zamora
miércoles, junio 19, 2024
InicioCulturaEl día que Gardel cantó en Lomas de Zamora

El día que Gardel cantó en Lomas de Zamora

Fue el 11 de septiembre de 1933 en el teatro Español de Lomas de Zamora. Cuentan que lució repleto de gente de sombrero y traje que desde muy temprano llegaron para escuchar al Zorzal criollo. Nos deja definitivamente un 24 de junio de 1935 en Medellín, Colombia.

Por: Federico Gastón Guerra, periodista, investigador, historiador y escritor

Hasta los niños, se hicieron presentes en el teatro Español de Lomas de Zamora aquel 11 de septiembre de 1933, es que por aquellos años la radio era la única compañía en las noches familiares y en ese entonces las audiciones de tango eran el furor entre grandes, jóvenes y menudos, así que los chicos no podían perderse semejante presentación artística.

Ese lunes 11 de septiembre los aficionados comenzaron desde muy temprano a poblar el teatro, donde “El Mudo” deleitaría con sus tangos bien criollos y porteños. Muchos que no pudieron pagar la entrada o que se toparon con el cartel: No hay más localidades, esperaron a Gardel en la puerta de la sala, al menos para verlo de cerca y poder contarlo para siempre.

La audición había sido organizada por el Club Atlético Los Andes, y el valor de la entrada había sido estipulado en $ 1,20; así que las arcas de muchos debieron descender si la familia era numerosa, pero nada importaba si es que a Carlos Gardel se lo podía ver “Mano a mano”.

La noche se mostró lluviosa y en medio de las gotas un pomposo auto blanco se detuvo para que bajaran del mismo los guitarristas Barbieri y Riverol y el bandoneonista Julio Vivas.

Y…llegó Gardel
De impecable piloto y con la sonrisa clásica que lo inmortalizara en las escenas de cada casa bajó el ídolo Carlos Gardel, ante la locura de la afición que sólo pedía un autógrafo del cantante.

Antes de que el “Zorzal Criollo” comience a cantar un dúo musical intentaba apetecer a la afición aunque esa noche toda era apocado por la figura del máximo cantante del Río de la Plata.

Lo cierto fue que Gardel, comenzó a cantar cerca de las 22 horas y lo primero que pidió fue que abrieran las puertas para que se acercaran para escucharlo quienes estuviesen afuera de la sala.

La presentación del astro se prolongó hasta cercana la medianoche y fue verdaderamente impecable, como para alquilar balcones, como le dicen a este tipo de acontecimientos.
En la edición del 12 de septiembre el diario LA UNION, se hizo eco esta presentación de Carlos Gardel en Lomas de Zamora como parte de su afamada carrera.

La crónica de la fecha fue titulada “El festival de anoche en el Español”, y luego de una pormenorizada síntesis de lo acontecido el artículo finalizaba “Cuando Gardel abandonaba el local, numeroso público se había ubicado en el vestíbulo y en la vereda para testimoniar su simpatía”.

El periodista Roberto Vicchio en su portal Lomas y Su Gente pormenoriza que al final del espectáculo se bebió una copa de champaña marca “Krutt”, el preferido de Gardel, que Eduardo Gallardón adquirió en la conocidísima Gath y Chaves y como no lo tenían en vidriera hubo que buscarlo en el depósito, porque era una cuestión de amor propio el conseguirlo y satisfacer, de tal manera el gusto exquisito de nuestro máximo interprete del tango.

Con respecto al olvido del paraguas o la guitarra, sigue Vicchio según, Luis Legnani (historiador lomense ya fallecido), Gallardón, fundador del Club Los Andes, fue el encargado de llevarle la guitarra pero portando una carta en la cual se nombraba a don Carlos socio honorario de Los Andes por haber venido a cantar desinteresadamente.
Gardel, además, solía frecuentar muy asiduamente los Stud de Temperley (en épocas del hipódromo). Y también canto en el teatro Coliseo y se dice, que en Litlle Palace, de la calle Laprida, se lee en Lomas y Su Gente.

Su adiós
La vida de Gardel, fue sin duda uno de las vidas más apasionantes y más popular en la historia de la música del Río de La Plata. Tanto éxito, tanta gloría llegó a su fin un 24 de junio de 1935 en trágico accidente aéreo de Medellín, Colombia. Claro que para la afición lomense ese duro momento, quedará en las retinas de los tangueros, tanto como aquella presentación del 11 de septiembre de 1933, aunque, obviamente, con otros sentimientos.

En Data Conurbano nos interesa tu opinión

Deje su comentario aquí
Ingrese su nombre

Lo más leído

Escribir
* Data Denuncia *
Mensajeanos!