20.4 C
Lomas de Zamora
lunes, abril 15, 2024
InicioJusticiaCausa Pozo de Banfield - Pozo de Quilmes: cuatro sobrevivientes relataron sus...

Causa Pozo de Banfield – Pozo de Quilmes: cuatro sobrevivientes relataron sus secuestros y torturas sufridas previos al golpe militar

Tres hombres y una mujer relataron hoy ante el Tribunal Oral Federal (TOF) 1 de La Plata sus secuestros y torturas sufridas en la etapa previa al golpe de Estado del 24 de marzo de 1976 y su alojamiento ilegal en centros clandestinos de detención.

Se trata de los hermanos Carlos y Oscar Geraci; Rafael Runco y Norma Dolores Castillo, quienes declararon hoy ante el TOF 1 de La Plata que desde octubre de 2020 juzga a 16 represores, entre ellos el exmédico policial Jorge Berges.

«Me secuestraron con mi esposo el 14 de mayo de 1975, cuando estábamos con mi beba en la casa de mis padres en Haedo», comenzó a contar Norma Castillo, quien relató el ingreso a la vivienda de seis o siete hombres encapuchados y con armas largas.

La mujer fue golpeada y sufrió dos simulacros de fusilamiento, tras lo cual presenció cómo golpeaban a su esposo, Raúl Arburúa.

La pareja fue maniatada y trasladada al Pozo de Banfield, donde apenas entró escuchó «gritos horrorosos de compañeros a los que les ponían picana, les daban mucha picana», relató.

«Después le tocó a mi compañero. Fue muy doloroso, horrible de aguantar», declaró Castillo.

Y describió que a ella le pegaban «golpes en el estómago, muchos golpes» mientras su esposo era torturado, tras lo cual aportó los nombres de los hombres y mujeres que detenidas con quienes compartió cautiverio.

Contó que después de diez días les permitieron a sus familias llevarles comida y se emocionó al recordar que junto a un sándwich su hermano le hizo llegar la información de que «el nene (su hijo) estaba bien y los papás también».

«A mi hijo lo cuidaron los 4 abuelos, gracias a Dios», dijo Castillo, quien en julio de 1975 fue trasladada con otras compañeras a la cárcel de Olmos y en 1976 llevada a la cárcel de Villa Devoto; en tanto, su compañero fue llevado al penal de Sierra Chica.

Castillo afirmó que Villa Devoto «era un verdugueo permanente» y agregó que en ese lugar pasó «45 días en ‘los chanchos’ (calabozos destinados a las presas sancionadas) en silencio, sin ver ni siquiera a la persona que me traía la comida».

La pareja de Norma Castillo y Raúl Arburúa fue liberada en noviembre de 1980.

La mujer reveló que su esposo murió a los 53 años: «Él era cardíaco y yo creo que la picana lo afectó. Era muy sensible, humano y coherente con su pensamiento y su humanismo», confió, conmovida.

Por último, reclamó al Tribunal que «cada persona que actuó mal tenga el castigo merecido».

Otra de las víctimas, Rafael Runco, contó su secuestro el 13 de mayo de 1975, cuando tenía 18 años y vivía con su padres en la localidad bonaerense de Munro, adonde irrumpió un grupo de personas exigiendo la entrega de armas.

«¿Cómo no vas a tener armas si sos un guerrillero?», recordó Runco que le preguntó con sarcasmo uno de los hombres armados que ingresó a la vivienda.

Runco, que se definió como simpatizante del Partido Guevarista, dijo que nunca portó armas.

Fue llevado en principio al Pozo de Banfield, donde fue sometido a la picana eléctrica en varias oportunidades y vivió en calabozos en condiciones infrahumanas tras lo cual fue trasladado a la cárcel de Sierra Chica y luego a un penal de La Plata, donde recibió la opción de salir del país.

El hombre, finalmente, pudo recuperar la libertad y en mayo de 1981 salió del país rumbo a Londres, donde vive actualmente.

«A veces me parece que esta historia le sucedió a otra persona, no a mí. Después de tanto tiempo y a tanta distancia es difícil restablecer contacto con estos hechos pero espero que mi pequeño aporte contribuya a que se haga justicia», pidió.

En la audiencia también declararon los hermanos Carlos y Oscar Geraci, que fueron secuestrados el 13 de mayo de 1975 y llevados también al Pozo de Banfield, donde permanecieron 25 días para luego ser parte de un traslado masivo al penal de Sierra Chica, siendo finalmente liberados en 1979, con la opción de salir del país.

«Finalmente aceptaron la opción de salir del país rumbo a Suecia. Nos llevan al aeropuerto de Ezeiza y le dan nuestros DNI al capitán a cargo del avión, pero el capitán tuvo un gesto muy bueno», revivió Carlos Geraci con voz quebrada.

Y relató entonces que el capitán del avión, «antes de que saliera del avión, nos dio los documentos y nos dijo que ‘en este avión no hay presos, sólo hay pasajeros, tome su documento’ y con ese gesto me devolvió la dignidad humana».

En esta jornada debían declarar también dos testigos de contexto que fueron reprogramados para la próxima audiencia, el 4 de abril.

El TOF 1, presidido por Ricardo Basilico, juzga a unos quince imputados por los delitos cometidos en los centros clandestinos de detención Pozo de Banfield, Pozo de Quilmes y El Infierno.

Entre los juzgados están el exministro de Gobierno bonaerense durante la dictadura, Jaime Smart; el exmédico de la Policía Bonaerense Jorge Antonio Berges y Federico Minicucci; Carlos María Romero Pavón, Roberto Balmaceda y Jorge Di Pasquale.

También empezó a juzgar a Guillermo Domínguez Matheu; Ricardo Fernández; Carlos Fontana; Emilio Herrero Anzorena; Carlos Hidalgo Garzón; Antonio Simón; Enrique Barré; Eduardo Samuel de Lío y Alberto Condiotti. (Télam)

En Data Conurbano nos interesa tu opinión

Deje su comentario aquí
Ingrese su nombre

Lo más leído

Escribir
* Data Denuncia *
Mensajeanos!