12.9 C
Lomas de Zamora
martes, julio 16, 2024
InicioPolicialesInvestigaban el asalto a una jubilada en Luis Guillón y descubrieron un...

Investigaban el asalto a una jubilada en Luis Guillón y descubrieron un cementerio de autos robados

La DDI de Lomas de Zamora detuvo esta semana a seis sospechosos que regenteaban un desarmadero a cielo abierto con un negocio de venta de repuestos robados en Telegram y WhatsApp.

Esta semana, la DDI de Lomas de Zamora de la Policía Bonaerense arrestó a seis sospechosos de integrar una banda dedicada al robo y desguace de autos. Los acusan de 26 hechos, según confirmaron fuentes del caso a Infobae. El caso comenzó a ser investigado el 17 de febrero último, cuando tres hampones a bordo de un Ford Fiesta le robaron su auto, un Volkwagen Up, a una jubilada de 73 años en la calle Independencia en Luis Guillón.

Las tareas de rastreo, finalmente, revelaron más que un típico desarmadero: en un allanamiento, la DDI lomense encontró un literal cementerio de autos robados a plena luz del día.

La pista inicial en el expediente, a cargo de la UFI N°1 de Esteban Echeverría, fue el Ford Fiesta usado en el robo de Luis Guillón al que, curiosamente, no le cambiaron la patente antes de cometer el asalto. Los detectives encontraron a uno de sus conductores habituales, un miembro de la banda, identificado como Gerardo L., de 38 años, con domicilio en Tapiales.

Le secuestraron el teléfono, que fue peritado. Otra vez, la banda se había olvidado de cubrir sus rastros: el celular de Gerardo L. fue la puerta que permitió descubrir un negocio de venta repuestos robados en grupos cerrados de WhatsApp y Telegram, una ruta comercial sorprendente para este negocio.

Así, se obtuvieron 18 pedidos de allanamiento.

Los policías de la DDI lomense encontraron el cementerio de la banda, un descampado donde se desarmaban los autos y quedaban allí sus carrocerías. Había allí ocho chasis incendiados. Cuatro de ellos tenían las numeraciones limadas. Los otros cuatro restantes seguían calientes, por decirlo de alguna forma. Un Volkswagen Gol Trend, por ejemplo, tenía pedido de secuestro por hurto desde el 8 de mayo último. Un Gol Country había sido hurtado el 3 de junio en Avellaneda. Otro de los vehículos, un VW Passat, había sido levantado ese mismo día en Vicente López.

El último en el lote, un Fiat Uno, fue robado el 29 de junio en Almirante Brown.

En otras cuevas de la banda se encontraron sus armas, como tres carabinas y dos escopetas, una decena de patentes, municiones varias, amoladoras, soldadoras y repuestos varios como cinco baterías, cinco caños de escape y ocho ruedas completas.

También se descubrió que Thiago L., familiar de Gerardo, de 20 años, supuestamente parte de la banda, con orden de detención en este caso, ya estaba preso en la Unidad N°40 de Lomas de Zamora. Otro hampón de la banda se encontraba detenido en una comisaría de la Bonaerense, también por otro delito.

El mercado negro del auto pide material crudo de cara a la suba del dólar, lo que crea una bolsa de trabajo interesante para el hampa. A veces con delincuentes menores de edad como brazo armado, diversas bandas comisionan los golpes para vender los vehículos. Los pueden vender enteros para reinsertarlos en la calle con papeles truchos, para usarlos en otros robos donde se necesita un motor veloz o desguazarlos para repuestos en desarmaderos.

Las estadísticas demuestran una suba notable en el rubro: los casos de hurto de autos en la calle -no el robo, como el que sufrió la jubilada de Luis Guillón- subieron un 6 por ciento entre 2022 y 2023, con tres mil expedientes el año pasado en fiscalías provinciales, según datos de la Procuración.

En paralelo, los allanamientos a desarmaderos se repitieron en los últimos tiempos en el conurbano y La Plata, entre galpones y locales de apariencia legal.

 

En Data Conurbano nos interesa tu opinión

Deje su comentario aquí
Ingrese su nombre

Lo más leído

Escribir
* Data Denuncia *
Mensajeanos!